Santificar el dolor

El papa Francisco canonizó al joven Nunzio Sulprizio, modelo de santidad para los jóvenes, quien es un ejemplo actual para los millennials.

El papa Francisco canonizó al joven Nunzio Sulprizio en el marco del Sínodo de los Obispos dedicado a los jóvenes y su vocación. 

1) Para saber

Este domingo 14 de octubre fue la canonización de 7 beatos, entre ellos el Papa Pablo VI, Mons. Óscar Arnulfo Romero y Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús, que se convertirá en la primera santa de Bolivia y el joven laico Nunzio.

Inicialmente estaban programadas seis canonizaciones para este día, sin embargo, en el marco del Sínodo de los Jóvenes, el papa Francisco decidió canonizar también a Nunzio Sulprizio, fallecido a los 19 años de edad. Quiso presentar un modelo de santidad para los millennials, como se denomina a los miembros de la generación actual.

Nunzio es considerado como el patrono de los niños explotados y los trabajadores, pues se distinguió por su alma fuerte y audaz, capaz de resistir muchos sufrimientos. Pero, ¿quién es Nunzio? Veamos a algo sobre su vida.

2) Para pensar

Nunzio Sulprizio nació en Pescosansonesco, Italia, el 13 de abril de 1817. Durante su infancia padeció las consecuencias de la pobreza, la enfermedad y el maltrato; especialmente de su tío.

Quedó huérfano a los seis años de edad. Desde entonces, su tío lo obligó a trabajar como herrero en condiciones inhumanas, lo golpeaba sin razón, lo dejaba sin comer y lo enviaba a hacer recados peligrosos en medio del frío y el hielo. Ello provocaría un tumor óseo que lo llevó a la muerte. Lejos de lamentarse, el pequeño Nunzio vio en sus sufrimientos el modo de santificarse. Cumplió sin protestar las duras tareas que le obligaba a realizar su tío, que, además, le prohibió acudir a la escuela. Sin importar que estuviera enfermo y con una pierna gangrenada, Nunzio tenía que trabajar.

Cuando podía, el joven se refugiaba en una iglesia para buscar consuelo en Jesús Eucaristía, a quien consideraba su gran amigo, y asistir a la misa dominical era para él un gran alivio.

La infección de la pierna aumentó y como ya no podía trabajar, su tío lo expulsó de casa dejándolo en una pobreza extrema. A pesar de ello, el pequeño nunca alimentó un rencor hacia su tío. Acudía a misa siempre que podía y procuraba rezar el rosario a diario.

Cuando ingresó en el Hospital de Incurables preparaba a los pequeños para la confesión y la primera comunión y desarrolló una profunda vida interior en la que la santificación del dolor era la base de su espiritualidad. Tras meses de grandes dolores y fiebre alta, Nunzio Sulprizio falleció el 5 de mayo de 1836 en Nápoles contando con solo 19 años.

3) Para vivir

La curación milagrosa de un joven en estado vegetativo por un accidente de moto es el milagro por el que el beato Nunzio Sulprizio será canonizado.

Nunzio fue proclamado beato por Pablo VI en el año 1963 y lo puso de ejemplo de santificación de la enfermedad y del trabajo. Durante la ceremonia, el papa indicó que “el periodo de la juventud no debe considerarse como la edad del libertinaje, de las caídas inevitables, de crisis invencibles, de pesimismos desalentadores y de egoísmos exacerbados… Él os dirá que ser joven es una gracia”, afirmó.

La santidad de Nunzio muestra que la juventud, con su vida santa, es capaz de regenerar la sociedad en donde viven, una sociedad que está necesitada de espíritus fuertes y decididos, afirmó el Santo Padre.

Te puede interesar: El hombre que no perdonaba

 

@voxfides

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.