¿Me desesperan mis hijos? Lo que más conmovió al Papa

“Un pueblo que es capaz de tener hijos y después los muestra, los hace ver así, como diciendo: este es mi tesoro, es un pueblo que tiene esperanza y tiene futuro”

1) Para saber

Al concluir su viaje a Colombia, el Papa Francisco contó a los periodistas aquello que más tocó su corazón en los días en que estuvo en el país sudamericano. En el avión, que lo llevó de regreso hacia Roma, dijo que “lo que más me ha llegado de los colombianos en las cuatro ciudades ha sido la gente en las calles, saludándome”.

Francisco relató que lo tocó mucho la imagen de los padres que “alzaban a sus niños para hacérselo ver al Papa; para que el Papa lo bendijera. Como diciendo: este es mi tesoro, esta es mi esperanza. Este es mi futuro. Yo te creo. Esto me ha llegado”.

2) Para pensar

En ocasiones los niños pueden desesperar, sobre todo a las madres, así como también algunas tareas del hogar. Aunque puede ser difícil, ayuda saber ver más allá de la dificultad y encontrarle un sentido positivo.

En un mensaje difundido por las redes sociales, se considera cómo las cosas molestas, vistas desde otro punto de vista son realmente para agradecer. Así decía esa oración:

“Señor, gracias por este fregadero lleno de platos sucios; significa que tuvimos un montón de comida para comer, mientras algunos no la tienen.

Gracias por toda la ropa sucia en el lavadero; significa que tenemos un montón de ropa bonita para usar. Mucha gente la quisiera.

Te doy las gracias, Señor, por esas camas sin hacer; significa que fueron tan cálidas y confortables anoche, que nos proporcionaron un buen descanso; muchos no tienen dónde dormir.

Mi agradecimiento a ti, Señor, por este cuarto de baño, lleno de espejos salpicados, con toallas sucias y mojado; significa que tenemos agua para lavarnos, mientras algunos no la tienen.

Gracias por este refrigerador que ya necesita una buena limpieza; nos ha servido fielmente durante muchos años y contiene alimentos que algunos no tienen.

Gracias, Señor, por este horno que necesita ser limpiado hoy; pues ha horneado tantas cosas sabrosas en los últimos años.

Toda la familia está muy agradecida por la hierba alta que todos disfrutamos en el patio. Mis hijos están sanos y son capaces de correr y jugar.

Señor, la presencia de todas estas tareas en espera me dicen que has bendecido grandemente a mi familia.

Aunque me agarro mi cobija y gruño cuando suena la alarma en las mañanas, gracias, Señor, porque puedo oír la alarma, ver la luz de la mañana y levantarme, algunos no pueden hacerlo”.

A pesar de los problemas, tener unos niños y una familia para cuidar es una gran bendición. El amor incondicional de una familia es algo por lo que todos deberíamos estar agradecidos.

3) Para vivir

“La ternura, los ojos de esos padres, de esas madres. Precioso, precioso. Esto es un símbolo. Símbolo de esperanza, de futuro. Un pueblo que es capaz de tener hijos y después los muestra, los hace ver así, como diciendo: este es mi tesoro, es un pueblo que tiene esperanza y tiene futuro”, afirmó el Papa.

El Pontífice dijo también estar “conmovido de la alegría, de la ternura, de la juventud, de la nobleza del pueblo colombiano. Un pueblo noble que no tiene miedo a expresarse como siente, no tiene miedo a escuchar y a hacer ver lo que siente… Me ha hecho mucho bien”, concluyó.

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com