El tercer secreto / 100 Aniversario de Fátima

La tercera parte del secreto de Fátima NO ES una película anticipada del futuro, es una invitación para cambiar, y con la poderosa intercesión de la Virgen María y la fuerza de la oración, darle curso a la historia.

1) Para saber

El Papa Francisco reflexionó sobre su peregrinación a Fátima el 13 de mayo para celebrar los 100 años de las apariciones de la Virgen y canonizar a los pastorcitos videntes Santa Jacinta y San Francisco.

El Santo Padre resaltó que "en Fátima, la Virgen eligió el corazón inocente y la simplicidad de los pequeños Francisco, Jacinta y Lucía, en los cuales depositó su mensaje. Estos niños lo escucharon dignamente, y así fueron reconocidos como testigos fiables de las apariciones y se convirtieron en modelos de vida cristiana”.

En la segunda aparición, la Santísima Virgen les reveló un mensaje que los niños guardaron celosamente en secreto. Ello provocó que hubiera falsificaciones del mensaje, como circulan por Internet. El verdadero mensaje se puede leer en el sitio del Vaticano, incluso el escrito a mano de Sor Lucía (www.vatican.va). Mensaje que no contradice en nada el anuncio de Cristo y ayuda a crecer en fe, esperanza y caridad.

La primera y la segunda parte del «secreto» se refieren a la aterradora visión del infierno, a la Segunda Guerra Mundial y los grandes daños que vendrían a partir de Rusia y del totalitarismo comunista en su oposición a la fe cristiana, y cómo se podrían evitar con la devoción al Corazón Inmaculado de María. No fue para causar miedo, sino para que se recapacitara en la mala conducta.

2) Para pensar

A continuación, textos de la tercera parte del secreto: “Hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora a un Ángel con una espada de fuego… centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha dirigida hacia él; el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte voz: «¡Penitencia, Penitencia, Penitencia!» Y vimos en una inmensa luz… a un Obispo vestido de Blanco... También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz…; el Santo Padre atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz, fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles, cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios".

3) Para vivir

La imagen que vieron los niños no es una película anticipada del futuro, es una invitación para cambiar. Con ese secreto, decía el Papa Benedicto XVI, se nos ha querido transmitir la poderosa intercesión de la Virgen María y la fuerza de la oración que puede darle curso a la historia, como se vio en el frustrado atentado a San Juan Pablo II, precisamente un 13 de mayo.

Hay mucha necesidad de oración y de penitencia para darle mejor rumbo a nuestras vidas y a la historia.

 

 

@voxfides

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com