Encontrar la vocación / La conversión de un futbolista

Alberto García Aspe fue un exitoso futbolista mexicano. Ahora es comentarista de la cadena Fox Sports. Él reencontró a Dios tras la operación de su esposa.

1) Para saber

A inicios del año, el Papa Francisco se dirigió a unos convencionistas en vistas a una Asamblea que tendrá como tema ‘Jóvenes, fe y discernimiento vocacional’.

Hoy en día, dijo el Papa, los jóvenes tienen necesidad de una fuente de agua fresca para saciar su sed, y después proseguir en su camino de búsqueda. ¿De dónde la beberán? Esa agua saldrá de las personas que saben decirle al Señor un sí total y generoso con una vida entregada. Su ejemplo de vida será parecida a una fuente de agua, nacida hace mucho tiempo en la profundidad de la tierra, que sale al exterior mediante un goteo de pureza y frescura.

2) Para pensar

Alberto García Aspe fue un exitoso futbolista mexicano. Jugó para los clubes mexicanos Pumas, Necaxa, América, Puebla y el club argentino River Plate. También fue seleccionado nacional para las Copas Mundiales de Estados Unidos 94, Francia 98 y Corea-Japón 2002. Ahora es comentarista de la cadena Fox Sports. Hace poco dio su testimonio sobre su fe en Dios y su amor hacia la Virgen de Guadalupe: “Hoy me siento realmente orgulloso de poder dar a conocer lo que Dios ha logrado en mí y en mi familia, desde que tuve mi encuentro con Él”.

Alberto reconoce que no siempre tuvo una fe viva: “Provengo de padres católicos, pero la práctica de nuestra religión se limitaba a ir los domingos a Misa, o alguna celebración; es decir, como católicos ‘light’. No practicábamos verdaderamente la oración, ni hacíamos ayuno… ¡Hoy todo eso ha cambiado!”, explicó.

En su vida, el éxito y la fama lo llevaron a descuidar a la familia. Hubo momentos difíciles, incluso llegó a pensar en el suicidio. Pero un día le avisaron del hospital que su esposa estaba muy grave. El mismo médico le pidió que rezara mucho por ella. Entonces ocurrieron dos sucesos que nunca olvidaría: Ya para ser intervenida, una enfermera traía en su broche su nombre: Guadalupe. Su esposa le preguntó si creía en la Virgen. La enfermera le respondió: ‘¡Sí, no se preocupe, le aseguro que todo va a estar bien!’.

Luego, esperando el resultado de la delicada intervención, una amiga invitó a rezar el Santo Rosario, y aunque al principio Alberto no quería, cedió. Y justo en el momento en que terminó el rezo, sonó el teléfono; era el doctor con la noticia de estaba fuera de peligro. ¡Gracias a Dios estaba a salvo! Entonces, pensó el jugador: “Comprendí que el Señor aún tenía planes para mí”. Una enfermera con fe y una amiga que invita a rezar. Ambas coherentes con su vocación, y Dios se valió de ello para reavivarle la fe a otros. Concluía Alberto: “Detalles que definitivamente me acercaron más a Dios y a la Virgen de Guadalupe”.

3) Para vivir

Ayudar a otros a descubrir su vocación, es ayudarles a ser felices. Para ello, es preciso saberlos escuchar, estar dispuesto a dedicarles nuestro tiempo, a convivir y, desde ahí, saber transmitirles la belleza, el estupor y la maravilla de estar enamorados de Dios.

Cuando se es fiel a la propia vocación, además de encontrar el sentido de la propia vida, Dios presta su ayuda para llevarla a cabo. El Señor encuentra ‘camino libre’ para obrar maravillas y hacer mucho bien a otras personas.

 

 

@voxfides

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com